Nuestros programas

miércoles

OCHO...


Nacimos en un cero (2010) y entramos ahora a un año redondo (2018) con su doble e infinita circunferencia. Hemos abierto una brecha desde entonces para los rebeldes de este país para aquellos que ven el páramo de nuestra cultura pero aún así apuestan a generar ideas con corazón. La cabina púrpura es la sala de una casa donde caben todos, desde los más jóvenes aspirantes a creadores hasta aquéllos que han consagrado sus carreras en el difícil camino de hacer arte. Hoy que hemos tenido tantas voces y caras nos renovamos con un espíritu de inclusión; no se puede ver hacia el futuro sin retomar un poco del pasado, así que estaremos compartiendo reflexiones sobre la creación literal de una nueva ciudad y su ciudadanía, así como recordando algunas de las grandes series que se han producido en nuestros micrófonos. Tiempo de nueva música independiente, surf, ska, reggae, rockabilly, rap, hip hop, metal, electrónica, fusión, folk, entretenimiento, salud, humor, emprendedores, tecnología, sexualidad, denuncia, cine, clásicos, feminismo, equidad. 
Bienvenidos a esta nueva ciudad

jueves

EL AÑO QUE CASI MORIMOS



Sismos, socavones, inundaciones, feminicidios, balaceras, productores abusadores, el imperio del reggaetón, mala radio, mala televisión, mal cine, mal internet, pero sobrevivimos un año más. De todos los desastres naturales y humanos salimos vivos para llegar a otro año electoral y repetir el ciclo de desastres, tal vez…


Fue el año también en que comenzamos a crear un puente invisible, intergeneracional, interracial e internauta ¿sí? Hemos descubierto que el internet también sirve para salvarnos no sólo para reírnos del simplismo o criticar todo. No hablaré sólo de los heroicos millenials que cambiaron la manita en el teléfono por una mano con una pala sacando escombros, lo importante de las tragedias y pesadillas que vivimos en 2017 es que estamos seguros de que es posible salvar lo valioso de la vida, que no sólo es la existencia misma sino los valores que hace mucho nos definieron como humanos por encima de otros seres vivos. Ya lo advertían los chairos y los conspiracionistas confesos, el poder tiende a acumularse más y separarse del ciudadano, si existe un gobierno mundial hoy está más sonriente que nunca porque el miedo se esparció por todo el planeta y las vibraciones bajas parecen reinar nuestros tiempos. Ese mismo ritmo lento y de graves sonidos, dígase trap o Maluma cuyo discurso no va más allá de alimentar un burdo y anacrónico machismo que en la red matutina parece no ser políticamente correcto pero en las noches de antros mirreyes parece suceder lo contrario. Y la masa que nos queda, la vida Godín que mezcla generación X y millenials con algunos jefes baby boomers gastaron sus quincenas en el año más lleno de nostalgia en las marquesinas, que si los 90, que si Caifanes, que si Rock en tu idioma, que si Fobia se les une, que si festivales con los headliners noventeros, que si regresa Blade Runner, que si Star Wars, que si Mazinger revive. Si viniera la cuenta de cuántos pesos se invierte en la nostalgia de sentir “un poquito” lo que ya sentimos, entenderíamos lo ridículo que podemos ser gastando no sólo billetes sino tiempo vital comprando lo que ya teníamos, lo que ya consumimos y evadiendo nuevas emociones.


El arte es lo único que sobrevive al tiempo pero no así los artistas, ni los Jedi. Hasta Beethoven murió dignamente ya sordo pero con 9 sinfonías y no alargando su tour con la primera. En nuestra realidad tan fugaz, frugal y procastinante (términos no por verme hípster o exquisito pero creánme que son palabras necesarias) la recurrencia al éxito inmediato parece lo único válido, todos temen a lo diferente pero hasta Steve Jobs ya muerto debe retorcerse de que el nuevo Iphone es el mismo que el suyo. Los invito a pensar un poco en nuestras elecciones cotidianas, no en las que vendrán el próximo año, ¿somos lo que decimos defender, en verdad manejamos bien la basura, apoyamos la igualdad y equidad de géneros, cedemos el asiento en el transporte público, ayudamos a cruzar a los mayores, orientamos al ignorante en vez de insultarlo, somos periodistas y no reporfans? Sé que muchos hemos errado en alguna de esas decisiones y sí, somos humanos, en reconocer y enmendar está el proceso evolutivo. Que el mundo necesita ser mejorado, cambiado, revolucionado es verdad desde hace medio siglo, estas generaciones que tenemos en nuestras manos la maquinaría no así el control debemos al menos intentar nuestro chance.


Terminaré este impulso de comprobar este puente con otras referencias cinéfilas. La Blade Runner original se convirtió en obra de culto por lo diferente e irregular de su construcción, al igual que el libro que la precede es una metáfora al futuro que estamos construyendo, uno donde alabamos a las máquinas mientras nos volvemos más inútiles. Un replicante ya nos lo dijo una vez: aprendimos dócilmente a vivir como esclavos a partir del dolor, del miedo pero si hay algo más allá de nuestras narices entenderemos que la muerte en sí no es lo que combatimos, después de todo, es como las lágrimas en la lluvia, inevitable perderse pero lo importante es el camino que hacemos, eso es lo único que podemos heredar. Ahora que el futuro nos alcanzó resulta que la red es el mejor sistema de control donde la revolución es un trend pasajero, no ha llegado aún el apagón, invertimos la vida en evitar el espejo de quiénes somos en realidad porque es mejor una buena selfie. Y hasta la secuela de la obra maestra de Scott a pesar de tener una cuidada estética y debate filosófico en el fondo me deja la duda de qué tan necesario era otra película nostálgica sino para seguir inflando emporios. Algo similar sucede con los jedis de una galaxia muy lejana. El imperio del ratoncito cuyo cerebro está congelado en algún rincón del planeta ha comprado todo: Marvel, Lucas, Fox, el pasado, el presente y el futuro. A veces creemos que vivimos en el tiempo de la diversidad de contenidos pero los corporativos siguen comiéndose a los peces chicos y aunque sí es el tiempo donde se hace más música, más cine, más televisión, menos radio, al final las emociones se van estandarizando, el gusto contemporáneo parece traducirse en un menú muy predecible. Los artistas o se repiten, o copian, o se mueren de hambre porque nada es válido si no es tendencia global. En esta corriente navegan también los jedis que si bien reciben su dosis de madurez con la idea de que es ridículo usar disfraces, es arrogante pensar que el héroe nos salva a todos, también aluden a que las leyendas son un fantasma, funcionan pero son fantasía. El villano de esta generación, Kylo Ren, es un perfecto millenial, los mayores odian ver que esos malvados no dan miedo y seguramente deben opinar lo mismo de sus hijos: no son ni tan buenos, ni tan malos. En el centro de la discusión tenemos a un millenial que se siente traicionado porque su familia no lo reconoció y le dio su trono, y del otro lado a una joven luchona que viene de la nada, sin apellido pero que se hizo fuerte en el barrio pero después de todo son equivalentes, así nos pasa también cuando vemos que se anula todo lo políticamente correcto a la hora de la verdad, llámense elecciones, leyes, nota roja, en fin. Y la solución y fórmula a lo largo de la “nueva” película es la idea del kamikaze, hay que sacrificarnos para ganar, desobedecer o intentar algo nuevo, tres posibilidades de las cuales a veces no tomamos ninguna. Polarizados en ultramachos y feminazis sólo repetimos el ciclo de liberales y conservadores, el esquema básico de bueno y malo ya no vende así que todo debe ser retratado en escala de grises pero sutilmente seguimos dudando ¿cuál es el mal de nuestro tiempo? ¿el capital en pocas manos, el control de la información, Trump, Peña, el sistema? Sí, no hay respuesta solitaria así que tal vez ése es nuestro mal, la duda de todo hasta de nosotros mismos. Mientras todos estemos dudando, aquellos que saben hacia dónde dirigir la maquinaria lo seguirán haciendo al infinito. Gracias 2017 por despejarnos al menos en lo personal el estado dubitativo, no vi naves en llamas más allá de Orión pero si vi mexicanos salvando a sus hermanos, con eso me quedo, con eso me basta, 20/18 Ciudad Radio regresará

lunes

EL SILENCIO SE ROMPIÓ. 19S

En los tiempos del "trend" y los "likes" nació en menos de tres semanas un festival que nos devolvió la sensación de que podemos volver a sentir el rock como antes, auténtico y real. 
19S #JuntosPorJuchitán se realizó el pasado viernes 27 de octubre en la Carpa Astros con la presentación de 31 bandas, standuperos, youtubers y personas de buen corazón que organizaron una red profesional para ayudar comenzando con esta hermosa población oaxaqueña que mantiene a 20 mil familias en condiciones precarias. La mezcla de generaciones fue singular, azaroso que nos encontráramos leyendas como Jaime López o Botellita de Jeréz con nuevas voces, con millenials surgidos de las redes pero que así de fortuitamente nos juntó la emergencia de los sismos, levantando escombros, levantando este país. La misión apenas ha comenzado y no es fácil, no diremos que llegaron hordas domesticadas por grandes empresas que abarrotan los festivales multipatrocinados cuyas entradas cuestan al menos el triple. Aquí llegó la gente real que vibra con el ska, el folk, el rock, el indie y se encontró con una dinámica distinta donde al principio tuvo nuevas propuestas, cantautores, a media tarde la heroica y honorable Botellita de Jeréz porque el guacarock sigue siendo chido, dando paso al Maestro Jaime López quien acompañado del señor González nos recordó aquel tiempo donde se hacían letras inteligentes en el rock mexicano. Continuó el maratón con esa curaduría tan especial que nos permitió ir del rock a la fusión, al ska, de nuevo a las guitarras y de regreso a los metales, porque somos un país así de rico y contrastante. Pero al desfilar de tantos ritmos notamos que precisamente hay aún canciones que se hacen de corazón y se conectan con el pueblo, no más sangre, no más mentiras, parecía ser un signo de identidad que hace eco en este público tan especial que rondaba los dos escenarios de 19s. Entre cada artista, los standuperos e influencers relajaban el ambiente y hacían reír no desde el albur o el doble sentido, sino desde lo políticamente incorrecto que ahora parece ser un pecado. Se armó el slam con Panteón y nadie vivió de la nostalgia, en cambio, despertamos, con un puño en alto, símbolo de lucha, de resistencia. Somos este pueblo que se ríe de sus tragedias pero que también es solidario y que de pronto tuvo en el escenario a personajes como Alfonso André, el Abulón o el Dr. Shenka y creánme que ese escenario tuvo energía de verdad. Abajo, a ras de tierra, Armando Vega-Gil recorría los escenarios escuchando a sus colegas, los mismos que conoció en las salas Monrovia donde hay una tertulia-cofradía de buenas bandas como Defecto con su poderoso metal que incluye a un artista lanza fuego. Pato de la Maldita hacía lo propio escuchando seguramente también a primera oída nuevas propuestas, realmente era más divertido disfrutar los escenarios que estar atrás en la marea de reporfans y musifans tratando de sacarse la selfie con los famosos. Seguramente hubo bandas que no comprendieron que el objetivo estaba lejos del glamour y la fama pero en el acto democrático del escenario cada quien recibe lo que merece. Como medio independiente sólo nos queda agradecer y festejar que el movimiento ha comenzado y que la voluntad de Alejandra, Rafael, Armando y Tania con sus respectivos equipos y cómplices es la aguja en el pajar y deseamos que no pare, sobre todo en los tiempos que se vienen. 
A seguir rompiendo el silencio.
Texto:Oscar Edwin García
Fotos:Espika Mendoza


jueves

A ROMPER EL SILENCIO 19S



Dicen que ya se murió el rock and roll, no sé tú pero yo creo que no...
Hoy se cumple un mes de que fuimos sacudidos pero recordemos que desde el 7 de septiembre todo el país fue despertado por la naturaleza y es momento de seguir despiertos. 19s #JuntosPorJuchitán es más que un festival, un movimiento que inicia el viernes 27 de octubre a las 4 de la tarde en Carpa Astros con 32 bandas pero que promete continuar hasta donde se pueda. "Aquí no hay bandas chicas, medios chicos, todos somos un mismo ser vibrando para ayudar, apoyar" es una de las tantas ideas en armonía que se dijeron en la presentación del festival, bandas que se hermanan para con su música ayudar en primera instancia a las 20 mil familias afectadas en Juchitán, Oaxaca, para después continuar con una segunda edición dedicada a Morelos. Una generación que lleva la cicatriz del 85 se levantó en este 2017 para de la nada, en unos cuantos días organizar este movimiento fuerte, con la esencia genuina del rock: la lucha. En nuestra experiencia como medio no habíamos registrado un esfuerzo tan auténtico como éste donde no hay lucro, no hay ego, no hay cuotas de agencias y grandes empresas armando un mismo cartel inflado. Este primer cartel de 19s es diverso, incluyente, multigeneracional, tan plural como nuestra bella y orgullosa cultura mexicana.
Todos estamos donando nuestro trabajo, nuestro arte, nuestra energía para levantar este país y al mismo tiempo dar testimonio de que somos un pueblo valiente, combativo y solidario. Invitamos a todos a unirse al movimiento, somos la sociedad civil la que tiene el poder, la que puede reconstruirse. Puño en alto, rompiendo el silencio en apoyo a Juchitán.
Viernes 27 de septiembre
16 horas
Carpa Astros
Botellita de Jeréz, Panteón Rococó, Jaime López, Abominables, Liquits, Tropikal Forever, Macario, Yucatán A Go Go, Los Drama Queers, Gonzalo Ceja, Sazón de María, César González Chico, Nova, The Lunáticos, Mexican Juligans, Gabriela Serralde, Legacy, La Real Skasez, Asociales, Noland, Anibal el Muerto (stand up), Piero Atzori, Malapata, Chesko, Defecto, la MetAzul, Piel Desnuda, Aerosol Fénix, Los Beretta, Sonora de Llegar, R.O. Sideral y Los Fontana.
Preventa $300
Día del evento: $350
Boletos en https://www.eticket.mx/eventos.aspx?idartista=1643

Fotos por Benjamín Luna y Espika Mendoza


URGE LO EMERGENTE

Todo evoluciona, y la música no es la excepción. Una de las mejores formas para que ésto suceda, implica el estímulo hacia los jóvenes quienes por diversos factores desisten en el trayecto o no logran consolidar de manera profesional sus propuestas musicales.

Así es como surge dicha convocatoria, en la que más que concurso, apela al encuentro y refuerzo de la escena independiente.

60 bandas serán partícipes y tendrán (además de premios en especie) la evaluación y orientación de personajes del rock como Francisco Barrios "El Mastuerzo", Charlie Monttana, Manueloko Corona, Manolo Calavera, Las Víctimas del Dr. Cerebro, Tropikal Forever, entre otros. 

El Municipio de Naucalpan reactivará espacios públicos para la ejecución de las eliminatorias y dará continuidad a este primer ejercicio que promueve en gran medida el interés por el arte.
Próximamente las bases en las redes sociales oficiales del concurso.

Para Ciudad Radio: La Borbo @Borbolandia


ROCKEROS MURIENDO ¿Y LOS QUE QUEDAN?

Hace unos días escribiría una editorial con una pregunta que me carcomía por dentro ¿por qué sigue tocando Queen?. Y mientras me decidía, Chester Bennington se colgó así como Chris Cornell o Michael Hutchence. Así que no escribiré una lamentación sobre por qué nos abandonan las grandes voces de la historia del rock ni la cosquilla por arrancar pinceladas sarcásticas que abundarán en forma de memes y frases jocosas en nuestros muros. 
En cambio, quiero reflexionar con ustedes sobre nuestro ánimo colectivo, ya ni siquiera diría en este país donde el corrupto nunca deja de sonreír, hablo del planeta porque la matrix global es tan real que hoy en día un ciudadano promedio tiene el mismo día a día, el tren del mame ya cruza todos los continentes, mientras suena en todos los audífonos: “des-pa-ci-to”. Haciendo entonces un ejercicio imaginario, ¿qué haríamos si de pronto matáramos a las leyendas que nos quedan, llámense desde los Rolling hasta Radiohead, cubriendo todo músico que alguna vez tuvo gloria entre los 40 y los 80 años de edad?. Tal vez estaríamos tan urgidos de la originalidad que algo distinto surgiría, hasta quizá un nuevo género, sonaría el ritmo real de las calles, ese que por instantes retrata el rap y hip hop under que sabemos se hace aquí y en China. Tendríamos que descubrir voces tan potentes como las que ya se fueron y alguno debería romper con el pasado de tal manera que escucháramos lo clásico como un buen recuerdo y no como el negocio que sigue llenando estadios. 
Y al principio hablaba de Queen porque fue curioso ver que dos de los secuaces de Mercury siguen en las andadas ahora con Adam Lambert, un modelo polisexual, cantante correcto pero aún verde para aquello de jugar con la energía de las masas. Sé que seguir “vigente” ayuda a pagar las casas, los autos, las esposas, pero ¿es en serio que quienes crearon himnos que hoy se cantan lo mismo en una graduación de primaria que en unas olimpiadas tienen que repetir el mismo acto ad libitum ad nauseam cual grupo versátil de barrio?. A Queen no le exijo música nueva, ya escribieron su capítulo, hoy podrían descansar con dignidad o producir y ser mentores de nuevo talento (esto parece responderse solo, porque si hubiesen sido testigos de un Mercury en potencia no lo pondrían a cantar lo mismo sino le darían la mano para que conquistara el mundo). 
Acá en Rucoapan no comemos tunas, hace cuánto dejamos de creer en que haríamos un rock auténtico, propio. Si nos vemos un poco reduccionistas nuestro rock se murió ya sea con Rockdrigo o cuando Caifanes grabó la Negra. Sé de muchos colegas que son criticadores y muy criticados por hablar del rockcito mexicano como una anécdota, un mal chiste contado en estos tiempos a ritmo de cumbia girando en circuitos que nadie cuestiona en nombrar políticamente incorrectos como “indios”, hablando de lo emergente y la nueva ola que si no rompió en los dos mil ahora ya no pega ni inflándolo toda la cerveza posible. Pero seamos honestos, quienes también hemos intentado esto del rock seguimos viviendo cómodamente sin volver nuestra vida un acto mismo de protesta, nos disgusta lo primitivo del reggaetón pero no somos más ambiciosos musicalmente como para dar una cachetada al oído. Y sí, sé de la generación más brillante de músicos mexicanos de calidad internacional y que tristemente vive en la época de la muerte del disco, las disqueras, el público y reina entonces el recuerdo, la nostalgia, el ayer siempre fue mejor. Brindemos amigos por los caídos y esperemos entonces por los que faltan, ya que estoy seguro que cuando caigan todos, habremos llegado al futuro.

miércoles

JAZZ FUNKY EN EL LUNARIO


Una buena dosis de world music vibrará en el Lunario del Auditorio Nacional, la noche del sábado 15 de julio.

Y no es para menos, ya que la presentación en vivo de Los Músicos de José, quienes se encuentran promocionando su más reciente material discográfico Dilo!, donde rinden homenaje al Rey del Mambo Dámaso Pérez Prado (buenísimo, por cierto); se suman a los 18 años que Radaid ha recorrido por el camino sonoro rompiendo barreras de espacio y tiempo.

También contarán con la participación de Lizi Lay y Piero Atzori como invitados especiales. Toda una fusión de jazz, funk y folk mezclado con sonidos alternativos envolverán los sentidos del respetable.


Lunario del Auditorio Nacional
Sábado 15 julio, 20:30 hrs.
Boletos en taquilla y al sistema Ticketmaster.
General de pie $250.

Para Ciudad Radio: La Borbo @Borbolandia